Ticket formación idiomas: ¿está exento de tributación al igual que los vales restaurante o los ticket guardería? (Hacienda lo acaba de aclarar)

ticket formación en idiomas Dirección General de Tributos

Si una empresa, en el marco de un plan de retribución flexible, ofrece a sus empleados un ticket formación de idiomas, ¿está exento de tributación como sucede, cumpliendo unos requisitos y hasta un determinado importe, con el ticket guardería o con los vales restaurante? La Dirección General de Tributos acaba de responder a esta pregunta en una Consulta Vinculante muy reciente (Consulta V3207-18, de 18 de diciembre de 2018).

El caso concreto planteado
Una compañía se está planteando incluir dentro de su plan de retribución flexible un nuevo concepto denominado “ticket formación idiomas”.

Los tiques (como fórmula indirecta de prestación del servicio) serían nominativos, numerados e intransferibles y tendrían por objeto satisfacer a los empleados el coste de las academias de idiomas a las que éstos acudieran para aprender o perfeccionar idiomas.

Se plantea si es posible aplicar lo dispuesto en el art. 42.2 de la Ley 35/2006 (es decir, posible exención).

La respuesta de Tributos
En el supuesto planteado en la consulta, la empresa y los empleados interesados en recibir la formación de idiomas acordarían, mediante la modificación del contrato de trabajo existente, un cambio en la composición del sistema retributivo, de tal forma que se sustituye una retribución dineraria por esta concreta retribución en especie objeto de consulta —el tique de formación a entregar va la academia de idiomas.

En este caso, razona Hacienda, no estaríamos ante un supuesto de mediación en el pago, sino ante retribuciones en especie acordadas en el contrato de trabajo.

Por tanto, entiende Tributos, desde esta consideración de retribuciones en especie, el asunto que se plantea por parte de la consultante es si esta retribución se entiende recogida en lo dispuesto en el artículo 42.2.a) de la Ley del Impuesto, donde se determina que “no tendrán la consideración de rendimientos del trabajo en especie: Las cantidades destinadas a la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo”.

Pues bien, determina la respuesta de Hacienda, el encaje del supuesto consultado en el precepto transcrito resulta viable en lo que respecta a su configuración en forma de tiques, pues la compra de los tiques por la consultante para sus empleados y que éstos a su vez entregan a las academias de idiomas que les presten el servicio de enseñanza no dejan de ser cantidades destinadas por la empresa para la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado, cumpliéndose así esta finalidad.

Ahora bien, matiza Hacienda, cuestión distinta es el cumplimiento de la exigencia posterior que incluye el precepto cuando prescribe que la actualización, capacitación o reciclaje del personal empleado vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo. Y esta exigencia, advierte Hacienda, no se puede considerar concurrente con carácter general en el presente caso.

Y esto es así, concluye Hacienda, puesto que la entrega de tiques se posibilita de forma opcional a todos los trabajadores sin estar condicionada por la actividad o puesto de trabajo desarrollados, sin perjuicio de que en los casos particulares en que se cumpla esa exigencia sí sería aplicable lo dispuesto en el artículo 42.2.a) de la LIRPF, es decir, la exención.

Recuerde que si su empresa necesita asesoramiento en materia fiscal, contable y/o laboral, no dude en contactar con nuestro Equipo de Expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *