Si un autónomo realiza un máster relacionado con su trabajo, ¿cabe alguna deducción fiscal?

master autónomos

Interesante consulta de la Dirección General de Tributos para los autónomos. En ella, un autónomo que va a cursar un máster que está relacionado con el trabajo que desarrollo, plantea si puede deducirse fiscalmente el coste del máster (en su caso, lo va a abonar en dos pagos: 2018 y 2019).

En este caso, el autónomo está desarrollando una actividad económica y la determinación del rendimiento neto se efectuará por el método de estimación directa.

La respuesta de Tributos
En su consulta (Consulta Vinculante V2939-18, de 14 de noviembre de 2018), la Dirección General de Tributos determina en primer lugar que sí es posible la deducción siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos.

Y en cuanto a la deducción aplicable, Tributos aclara que en la medida en que el gasto derivado del master sea deducible en la determinación del rendimiento neto de la actividad económica desarrollada por el autónomo, este último podrá deducirse el importe del mismo devengado en cada período impositivo, cuando determine su rendimiento neto de actividades económicas con arreglo al método de estimación directa en cualquiera de sus modalidades (siempre que no haya optado por el criterio de cobros y pagos para la imputación temporal de ingresos y gastos).

Sobre los requisitos, Tributos deja claro que la deducibilidad de los gastos está condicionada por el principio de su correlación con los ingresos, de tal suerte que aquellos respecto de los que se acredite que se han ocasionado en el ejercicio de la actividad serán deducibles, en los términos previstos en la normativa aplicable (art. 10 de la Ley 27/2014 y art. 28 de la LIRPF), mientras que cuando no exista esa vinculación o no se probase suficientemente no podrían considerarse como fiscalmente deducibles de la actividad económica.

No obstante, la comprobación de la correlación entre el gasto que supone la realización del máster y la obtención de los ingresos del consultante no es una cuestión de derecho, sino de hecho, pues se debe comprobar las características de la actividad desarrollada por el autónomo. En este sentido, Tributos deja claro que “este Centro Directivo no puede pronunciarse al respecto, siendo competencia su comprobación de los órganos de gestión e inspección del Impuesto”.

Sin perjuicio de lo anterior, cabe recordar que la deducibilidad de un gasto está condicionada además, entre otros requisitos, a que quede convenientemente justificado mediante el original de la factura normal o simplificada (o documento equivalente emitido antes de 1 de enero de 2013) y registrado en los libros-registro que, con carácter obligatorio, deben llevar los contribuyentes que desarrollen actividades económicas, siempre que determinen el rendimiento neto de las mismas en el régimen de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *