No cabe alegar vulneración del derecho de libertad sindical cuando el sindicato no recibe las citaciones por su propia negligencia

derecho de libertad sindical tribunales

La Audiencia Nacional acaba de dictar una sentencia en la que determina que aunque es cierto que la exclusión de uno de los sindicatos de la toma de decisión en el seno de la comisión negociadora, pese a formar parte de la misma, puede constituir un indicio de conducta lesiva para la libertad sindical, lo que no cabe es alegar vulneración del derecho de libertad sindical cuando el sindicato no ha recibido las citaciones debido a su propia negligencia (sentencia de la Audiencia Nacional de 3 de diciembre de 2018).

El caso concreto enjuiciado
Un sindicato demandó a una compañía por vulneración del derecho de libertad sindical. En concreto, el sindicato solicitaba que se dictase sentencia por la que se condene a la empresa
por vulneración de la libertad sindical, así como al cese inmediato de la conducta antisindical; y a indemnizar al Sindicato en la cuantía de 25.001 euros, por los daños morales sufridos por la lesión de sus derechos fundamentales, impidiendo el libre ejercicio de su libertad sindical

La empresa se opone a la demanda, alegando que se han celebrado cinco reuniones para la negociación del convenio estando previamente citadas todas las secciones sindicales, las citaciones al sindicato demandante se remitieron al correo electrónico que el propio sindicato facilitó, habiendo comparecido la representante del sindicato a la primera reunión, a la segunda no compareció remitiendo informe hospitalario la Delegada sindical y al resto de las reuniones no compareció, costando la Delegada sindical en situación de IT, sin que tampoco compareciera
(…), sin que sea admisible justificar la incomparecencia mediante la alegación de que la empresa había cerrado porque había hecho puente o que el sindicato recibió el correo electrónico en la carpeta de Spam.

La delegada sindical el 26 de enero manda un correo diciendo que cesa como delegada sindical y se da de baja, afiliada, el 1 de octubre de 2018 de nuevo es nombrada delegada sindical y el 29 de octubre vuelve a cesar es nombrado otro señor.

El Ministerio Fiscal en su informe alegó que no ha habido discriminación sino desconcierto organizativo del sindicato. En cuanto a las quejas de sindicato demandante de que los correos convocándole para las negociaciones se remitieron el fin de semana, “sorprende que un sindicato que trabaja en seguridad se quede incomunicado en fin de semana desatendiendo a sus afiliados y finalmente informa que no se ha conculcado el derecho de libertad sindical“.

La sentencia de la AN
La Audiencia Nacional desestima la demanda del sindicato y determina que de la prueba practicada se desprende que al sindicato demandante se le convocó igual que al resto de las secciones sindicales y si el sindicato no recibió las citaciones que le fueron remitidas fue por causa imputable al mismo, puesto que fueron remitidas al correo electrónico que el propio sindicato facilitó a la empresa pudiendo haber accedido al correo máxime cuando era conocedor de que se habían iniciado los trámites para la negociación del convenio.

La AN, en línea con el informe del Ministerio Fiscal, deja claro que en este caso no cabe apreciar tratamiento discriminatorio ni vulneración del derecho de libertad sindical invocados, siendo la controversia subyacente una cuestión ajena al marco de la tutela de derechos fundamentales y al no apreciarse aquella vulneración, no es posible sustentar derecho alguno a su reparación.

Además, dos de los sindicatos demandados por el sindicato demandante en el procedimiento, solicitaron que se impusiera al sindicato demandante una sanción pecunia por temeridad así como el abono de los honorarios de los letrados de los sindicatos demandados y lo fundamentan en que carece de justificación el haberlos demandado y las disfunciones que les han causado.

En este sentido, la AN les da en parte la razón (en lo que respecta a la temeridad) e impone una multa por temeridad de 500 al sindicato demandante, sin que proceda la imposición de costas al sindicato demandante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *