Despido colectivo: es lícito excluir del ERE a los trabajadores con contrato por obra o servicio vinculados a la duración de una contrata y extinguir su contrato por finalización de la obra

despido colectivo distinta indemnización fijos y temporales

Hoy ha salido en prensa una sentencia bajo este titular “El Supremo avala que los temporales no cobren el mismo despido que los fijos”. Ante el revuelo causado, pasamos a explicar la sentencia, ya que el titular no se ajusta a la realidad y puede dar lugar a confusión. En la sentencia, el Tribunal Supremo lo que viene a determinar es que es lícito que si una empresa va a afrontar un despido colectivo, proceda a la extinción de los contratos por obra o servicio vinculados a la duración de una contrata (que llevan aparejada una indemnización de 12 días por año trabajado) y les excluya del ERE, incluyendo únicamente a los trabajadores con contratos indefinidos (sentencia del Tribunal Supremo de 9 de enero de 2019, que cuenta con un voto particular).

El caso concreto enjuiciado
Se lleva a cabo un despido colectivo sin acuerdo con la representación de los trabajadores (RLT), por la empresa T (encargada de la atención telefónica a los clientes y empleados de la contratante, una entidad bancaria). Aparecen también como demandadas la empresa financiera y su filial F, así como la nueva adjudicataria de la contrata (U)

La sentencia de instancia desestima la demanda formulada por el sindicato Comisiones Obreras de Asturias (CCOO), cuyo recurso de casación resuelve ahora el Supremo.

Los trabajadores adscritos (225) atendían la contrata que la empresa tenía con la codemandada L, en un local arrendado por ésta, si bien T asumía el pago del IBI y los gastos de seguro y suministros

Dicha contrata finalizó el 21 de diciembre de 2017.

El periodo de consultas se desarrolló entre la RLT y T, finalizando sin acuerdo. La decisión empresarial afecta finalmente a 64 trabajadores.

El criterio de selección de los afectados ha sido el de ostentar la condición de trabajador indefinido (HP

A los trabajadores temporales, con contrato para obra o servicio, se les extinguieron los contratos por finalización de la contrata. La nueva adjudicataria de la contrata -la codemandada U- ofreció a los trabajadores afectados nuevos contratos.

Con fecha 4 de enero de 2018 la Abogada y representante de CCOO presenta demanda impugnando el Despido Colectivo (DC) y pidiendo que se declare nulo o, subsidiariamente, no ajustado a Derecho

Entre las causas de solicitud de la nulidad se encuentran, entre otras, que el sindicato entendía que se había vulnerado el principio de igualdad, puesto que los 152 trabajadores temporales han sido excluidos del despido colectivo y perciben, por tanto, una indemnización inferior a los 20 días por año de servicio (la empresa les abona lo correspondiente a la extinción del contrato temporal, es decir, 12 días de salario por año trabajado).

La sentencia
El Tribunal Supremo desestima la petición del sindicato y declara el ERE ajustado a derecho. En lo que respecta en concreto a la supuesta vulneración del principio de igualdad por excluir del ERE a los trabajadores con contratos temporales, el TS entiende que no existe tal vulneración.

La postura del sindicato
CCOO consideraba que el DC debía afectar a toda la plantilla adscrita a la contrata, ya fueran personas con contratos fijos o temporales, dado que la causa o fundamento para despedir es la misma: la pérdida de la contrata, no siendo el tipo de contrato un elemento que justifique por sí solo el distinto trato dispensado a la plantilla, pues los fijos han podido negociar durante el periodo de consultas y se les abona una indemnización de 20 días por año, mientras que a los temporales, sin posibilidad alguna de negociación, se les ha abonado lo que dispone la DT 8ª del ET (12 días de salario por año trabajado actualmente).

El sindicato entendía que de este modo se estaba vulnerando la cláusula cuarta de la Directiva Europea 1999/70 y la STJUE de 14.9.2016 , pues todos realizan el mismo trabajo y la pérdida de la contrata es una causa objetiva para extinguir los contratos.

Además sostenía el sindicato que la STS de 13 julio 2017 , citada en la recurrida, contiene doctrina que avala esta causa de nulidad, al señalar que ” el despido colectivo sí debe incluir a los contratos indefinidos o a los temporales que no finalicen como consecuencia de la misma causa que la invocada en él”, finalización que aquí no se produce pues el motivo es la pérdida de la contrata, no la realización de la obra o servicio objeto del contrato.

Por tanto, el sindicato denunciaba la diferencia de trato que, en orden a la indemnización, sufren los trabajadores temporales que, al no quedar incluidos en el despido colectivo, vieron extinguidos sus contratos con una indemnización distinta de la que se fija para los afectados por aquél.

Lo que entiende el Supremo
El Tribunal Supremo desestima los argumentos del sindicato. Respecto a la distinta indemnización, el TS señala que “tiene razón el sindicato cuando apunta que los trabajadores temporales no pueden recibir un trato distinto al de los indefinidos en materia de indemnización por la extinción de sus contratos cuando la situación en que se hallan es perfectamente comparable“.

Las sentencias del TJUE exponen que la comparativa exige que, obviamente, se trate de trabajadores en circunstancias idénticas y, que por tanto también se sitúen en supuestos extintivos iguales. Si bien la STJUE 14 septiembre 2016 (De Diego Porras I) pareció entender que la extinción por terminación del contrato temporal era equiparable a la extinción por causas objetivas, en las posteriores ha precisado que “el Derecho español no opera ninguna diferencia de trato entre trabajadores con contrato temporal y trabajadores fijos comparables, ya que el artículo 53, apartado 1, letra b), del Estatuto de los Trabajadores establece el abono de una indemnización legal equivalente a veinte días de salario por año trabajado en la empresa en favor del trabajador, con independencia de la duración determinada o indefinida de su contrato de trabajo”.

Por tanto, razona el Supremo, el TJUE ha justificado que la cuantía de la indemnización pudiera ser distinta según cuál fuera la causa de la terminación de la relación laboral; estando amparada la diferencia en atención a ese distinto elemento definidor del motivo de la extinción.

El despido por causa organizativa o económica y el final de un contrato temporal por la causa que la justifica son magnitudes desenvueltas en un “contexto sensiblemente diferente”; en el segundo caso opera un “término” conocido desde la celebración del contrato, y en el primero hay “advenimiento de circunstancias”, por utilizar las expresiones de la jurisprudencia del TJUE.

Y sobre la distinta causa extintiva, el Supremo señala que es evidente que un mismo hecho (terminación de la contrata) provoca la extinción de los contratos fijos y de los temporales. Pero ello no equivale a que el supuesto extintivo sea el mismo desde la perspectiva jurídica.

El artículo 49.1 ET contiene un listado en el que aparecen tipos que solo son válidos para determinadas modalidades contractuales, como sucede con la “realización de la obra o servicio objeto del contrato” del apartado c), mientras que otros como el despido colectivo o las causas objetivas legalmente procedentes poseen espectro universal.

Dicho de otro modo, razona el Supremo, la finalización de una contrata constituye la causa de terminación natural para un contrato temporal basado en tal descentralización productiva, mientras que solo puede operar para las relaciones de duración indefinida (o las de duración determinada por causa diversa) mediante el despido colectivo o por causas objetivas.

Como otras veces hemos puesto de relieve, concluye el Supremo en este punto, la arquitectura del artículo 49.1 ET implica que los acontecimientos de la realidad han de subsumirse en el apartado legal en que poseen un encaje más pertinente. La sentencia recurrida acoge una doctrina que consideramos acertada: la terminación de la contrata legitima la activación de la específica causa extintiva del artículo 49.1.c ET para los contratos temporales por obra o servicio que tuvieran tal objeto.

Por tanto, concluye el Supremo, no puede servir de fundamento a la pretensión de que el DC sea declarado nulo por la no inclusión de los trabajadores temporales la STJUE de 14 septiembre 2016 que el recurso invoca; entre otras razones, recuerda el TS, porque su doctrina ha sido revisada por la posterior de 5 junio 2018 en el sentido de que la normativa española que
establece distinta indemnización al terminar el contrato temporal por la conclusión de su objeto y la que fija para la extinción de un contrato fijo por la existencia de causas objetivas sobrevenidas, no es contraria a la cláusula cuarta de la Directiva 1997/70.

Por todo ello, desestima el recurso interpuesto por el sindicato.

Artículos relacionados

2 thoughts on “Despido colectivo: es lícito excluir del ERE a los trabajadores con contrato por obra o servicio vinculados a la duración de una contrata y extinguir su contrato por finalización de la obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *