Declarado nulo el despido de una trabajadora al quedar acreditado que la empresa quería impedir a toda costa que hubiera representación de un determinado sindicato porque prefería otro

despido nulo evitar representantes de un sindicato

Interesante sentencia del TSJ de Cantabria en la que declara nulo el despido de una trabajadora (que no era representante de los trabajadores y no estaba en principio protegida frente al despido) por vulneración del derecho de libertad sindical al quedar acreditado que el despido estuvo motivado por el hecho de que la empresa no quería bajo ningún concepto la aparición de un determinado sindicato (sentencia del TSJ de Cantabria de 28 de diciembre de 2019).

El caso concreto enjuiciado
Una empleada formaba parte de un grupo de trabajadoras de un centro de trabajo, cuyas jefas Sras. María Inmaculada y Eva, optaron por ir en las listas de CC.OO, para las elecciones sindicales que se habían convocado.

Ante este hecho la empresa se personó en el centro de trabajo y conminó a ambas para que dejaran esa intención -bien no presentándose o haciéndolo en UGT. Tras mantenerse las Sras. María Inmaculada y Eva en su idea inicial, la empresa comunicó que eso podría tener consecuencias, a lo que ellas respondieron que las asumirían -traslados, horarios, etc.-;

La respuesta de la empresa fue despedir a sus compañeras del centro de trabajo -incluida la trabajadora que interpone ahora la demanda por despido nulo-, con las que se llevaban bien y que no estaban protegidas sindicalmente.

Finalmente, la empresa procedió a despedir también a la Sra. Eva, despido que fue declarado nulo mediante sentencia firme.

A la trabajadora objeto de la sentencia (que no era candidata y, por tanto, no estaba en principio protegida frente al despido) la empresa la despidió disciplinariamente alegando disminución continuada y voluntaria en el rendimiento, en concreto, disminución de las ventas.

La sentencia del TSJ
Tanto el Juzgado de lo Social como la sentencia del TSJ declaran la nulidad del despido al entender que ha quedado demostrado que la empresa no quería bajo ningún concepto la aparición del sindicato CC.OO. en las elecciones sindicales. Para ello, avisó primero, sancionó después; y, lo hizo de forma que no hubiera dudas, de forma inmediata y despidiendo a la parte más débil no protegida por normativa sindical.

Entiende el TSJ que no hay dudas de que el despido de esta empleada responde a una única finalidad vulneradora del derecho a la libertad sindical de todas ellas (todas las trabajadoras afectadas).
En este sentido, razona la sentencia, no cabe desligar de la única finalidad del despido de la trabajadora fue, como del resto, incidir en la decisión de las candidatas para que no se presentasen, (o al menos que no lo hiciesen por el Sindicato CC.OO).

Y fue lo que movió a la empresa a su despido, como única causa, muy alejada de la comunicada en la carta notificada de despido.

Por tanto, concluye el TSJ, el despido debe ser declarado nulo al quedar patente la intención evidente de la empresa de dificultar el apoyo a un concreto sindicato (en este caso, CC.OO.), ya sea por la vía del ataque a sus candidatos o de aquellos empleados que por diversos indicios, puede considerar probado conocía iban a ser apoyados por la despedida (es significativo ya el dato objetivo de que sean objeto de despido, a los meros efectos de indicios, con igual carta sin despido procedente alguno, las únicas 3 empleadas del mismo centro, coincidente con las elecciones sindicales anunciadas y la presentación por el referido sindicato “no deseado” de las otras dos empleada del centro especialmente protegidas por ello frente a despidos, de las que, además, también fue finalmente despedida una de ellas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *