Las pymes también crean empleo

Las pymes también crean empleo

Las pymes también crean empleo. Aunque no todas pueden generar empleo a un ritmo tan alto, la mejoría que anuncia el Gobierno parece que también se está notando en las empresas de menor tamaño. “La recuperación ha venido para quedarse, a pesar de algunos nubarrones que aún se vislumbran. La tendencia es muy positiva, tanto en los datos de afiliación a la Seguridad Social como en las comparativas mes a mes, que demuestran que la contratación se está desestacionalizando”, subraya Luis Pérez, director de relaciones institucionales de Randstad, que ha firmado un acuerdo con Cepyme para desarrollar proyectos de impulso al empleo en las pymes. Sin embargo, reconoce que, aunque el FMI prevé que el PIB en España crecerá a un ritmo del 3,1%, el trabajo no lo hará a la misma velocidad.

Aunque está siendo en 2015 cuando se está creando empleo neto, las pymes llevan varios ejercicios activas en el mercado laboral. Jane Bamford, directora de Hays en País Vasco, Levante y Andalucía, insiste en que grandes y pequeñas empresas se han visto obligadas a una reestructuración profunda, “la más intensa que se ha visto hasta ahora”, lo que ha hecho, en muchos casos, “cambiar puestos, no aumentarlos”. Para sobrevivir durante la crisis, han sido necesarias una mayor profesionalización y especialización y, con estas bases asentadas, llega el momento de sumar más profesionales a determinados departamentos. Por ejemplo, muchas pymes apostaron por la internacionalización ante la contracción de la demanda interna y ahora están aumentando el número de mercados en los que están presentes y, con ello, su personal.

“Uno de los grandes problemas que están teniendo las pymes a la hora de contratar es que todo el mundo está buscando los mismos perfiles y es difícil competir con las multinacionales en condiciones laborales”, aclara Bamford. Por eso, recomienda a los pequeños empresarios que planteen retos profesionales y proyectos interesantes, y que los vendan en la entrevista de trabajo. Con la precaución de establecer la confidencialidad oportuna, es una buena vía para captar sénior con idiomas y cartera propia de contactos, uno de los perfiles más demandados.

Cuando la empresa está en expansión o tiene planes a medio plazo, las pymes pueden buscar entre los junior. “No aportan tanto valor desde el primer día como los más veteranos, pero con formación pueden dar grandes resultados muy rápido”, aclara Bamford.

El departamento de recursos humanos tiene que estar en permanente contacto con el resto de las secciones para que el crecimiento de la empresa sea estable. Es necesario, por tanto, definir una estrategia comercial conjunta para que las nuevas incorporaciones tengan un efecto positivo.

Sin embargo, esto lógicamente depende del puesto. No pasa nada si se producen contrataciones puntuales por picos de trabajo imprevistos, pero para un crecimiento sostenido, es necesario un plan estratégico anual en el departamento de recursos humanos. Así, por ejemplo, se puede aumentar el equipo de comerciales y fijar que, pasados tres meses, se ampliará el personal de fábrica para poder hacer frente al incremento de producción si las ventas han sido satisfactorias. Así la empresa tendrá tiempo suficiente para buscar y valorar los perfiles más adecuados.

Otra de las preocupaciones de los pequeños empresarios es la falta de medidas ligadas a la flexibilidad laboral. Así lo considera el experto de Randstad, quien insiste en que “la sostenibilidad en el empleo debe ser la única meta actual”. Por este motivo, cree que las subvenciones públicas, para que sean mucho más efectivas, deben actuar en el coste real de cada uno de los empleados. Apuesta, por tanto, por bajar las cotizaciones que pagan las organizaciones a la Seguridad Social y que suponen alrededor de un tercio del sueldo de un trabajador.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *