Las multinacionales deberán informar sobre toda su actividad

Las multinacionales deberán informar sobre toda su actividad. Ferre insiste en que si la presión fiscal sube del nivel del 39% se plantearán rebajas de impuestos

El Gobierno incluirá en el reglamento del impuesto sobre sociedades la obligación para las multinacionales de informar de la actividad y los impuestos que pagan en todos los países en los que operan. Así lo ha anunciado el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, en unas jornadas fiscales organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y PwC. Esta medida está en fase de estudio por parte de la OCDE en el llamado proyecto BEPS, un informe en el que se contemplan medida para luchar contra la erosión de bases imponibles y deslocalización de beneficios.las multinacionales deberan informar sobre toda su actividad

Así, la medida exigirá que las multinacionales a partir de un determinado volumen de negocio entreguen a la administración tributaria un informe completo que refleje su actividad en el mundo. Deberán indicar número de trabajadores en cada Estado, sedes, ventas o impuestos abonados, entre otras variables. Begoña García-Rozado, subdirectora del impuesto sobre las personas jurídicas, indicó que, si bien la nueva exigencia se incluirá en el reglamento que se aprobará en los próximos meses, la entrada en vigor previsiblemente será en el ejercicio 2016. Ello significa que la información se deberá entregar en 2017, cuando se liquida el impuesto del año anterior.

Por otra parte, Ferre también señaló que la nueva Ley de Sociedades de Capital eleva la responsabilidad de los consejos de administración ante posibles decisiones fiscales que rebasen los límites legales. En este sentido, aseguró que supone una medida que, en el fondo, eleva la transparencia y genera confianza entre los inversores.

El secretario de Estado defendió que la reforma fiscal aportará 9.000 millones más a trabajadores y empresas en dos años, lo que impulsará el crecimiento económico. Ferre recordó que el Programa de Estabilidad contempla que la presión fiscal se mueva entre el 38% y el 39% del PIB, niveles que, en su opinión, la historia ha demostrado que son óptimos para la economía española. El secretario de Estado de Hacienda apuntó que si los ingresos fiscales medidos en porcentaje del PIB superasen el 39%, el Gobierno se plantearía nuevas rebajas impositivas. En cualquier caso, advirtió que ahora la prioridad es comprobar el efecto de la reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *