El número de accidentes laborales registra la cifra más alta de los últimos seis años

Suben los accidentes laborales. La tasa de incidencia, que mide el número de accidentes laborales por cada 100.000 trabajadores, ha registrado la cifra más alta de los últimos seis años, según un informe elaborado por Randstad sobre la siniestralidad laboral, con motivo del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra mañana, 28 de abril.

En concreto, según los datos del informe la tasa de incidencia en 2017 fue de 3.334 accidentes por cada 100.000 ocupados, lo que supone un aumento del 1% respecto al año anterior, cuando se situó en los 3.302. Cuando se analiza la serie histórica, se detecta que en 2007 se alcanzó el índice más elevado con 5.914. Tras ese punto, este indicador del mercado laboral encadenó cinco años de descenso consecutivo hasta situarse en la cifra más baja (2.949) de la serie histórica, para después encadenar cinco años de incrementos.

En términos absolutos, en 2017 ocurrieron 503.749 accidentes laborales durante la jornada, la cifra más elevada desde 2011. Al igual que la tasa de incidencia, los accidentes laborales durante la jornada alcanzaron su mayor cifra en 2007 para descender de forma consecutiva hasta 2013 para luego crecer hasta 2017.

Regiones con mayor tasa de incidencia
El informe analiza la tasa de incidencia en función de la comunidad autónoma donde reside el trabajador, ya que este indicador oscila dependiendo de la región que se analice y del sector de actividad predominante en ella. De esta forma, Randstad destaca que Baleares y Castilla-La Mancha son las comunidades con mayor tasa de incidencia, ambas con una cifra superior a los 4.000 accidentes por cada 100.000 trabajadores. A continuación, entre los 3.700 y los 3.500, se encuentran Andalucía, Extremadura, La Rioja, Canarias, Murcia, Navarra y Euskadi. Por encima de la media nacional (3.334) también se sitúan Galicia y Asturias.

En el lado contrario, por debajo de la media nacional, están Castilla y León (3.280), Aragón (3.202), Catalunya (3.134), Comunitat Valenciana (3.077), Cantabria (2.995) y, por último, Madrid (2.707), que se sitúa como la región con menor tasa de incidencia de España.

Durante el último año, 11 de las 17 comunidades autónomas han registrados incrementos en su tasa de incidencia. En este sentido, según los datos del informe, Galicia es donde más ha crecido este índice, con un incremento del 6,6%. A continuación se sitúan Extremadura, Comunitat Valenciana, Navarra y La Rioja, con incrementos superiores al 3% y todas ellas por encima de la media nacional (1%). Por su parte, Asturias, Cataluña y Canarias son las regiones con los descensos más pronunciados, entre el 2% y el 3%.

En términos absolutos, según el número de accidentes, Cataluña (87.104), Andalucía (85.723) y Madrid (71.811) son las regiones donde más accidentes se han sufrido durante el último ejercicio. En total, estas tres regiones concentran el 48,6% de los accidentes laborales. En el lado contrario, con las cifras más bajas están Navarra (8.058), Cantabria (5.235) y La Rioja (3.716).

Al igual que en las comunidades autónomas, en el ámbito provincial se detectan grandes variaciones en la tasa de incidencia registrada. Por su parte, Guadalajara alcanza la tasa de incidencia más elevada que cualquier región o provincia, superando los 5.120 accidentes por cada 100.000 trabajadores. A continuación se sitúan Toledo (4.504), Huelva (4.401) y Cádiz (4.152). Ávila (2.905) y Valladolid (2.796) son las provincias españolas con menor tasa de incidencia.

Datos por sectores
Randstad también ha analizado la tasa de incidencia y el número de accidentes en función del sector económico donde el profesional desarrolla su actividad laboral. Construcción se mantiene como el sector con mayor índice, con 7.413 accidentes por cada 100.000 empleados. A continuación, con una diferencia superior a los 2.000 se sitúan industria (5.293) y agricultura (5.292). En última posición, se encuentra servicios con 2.609 accidentes por cada 100.000 trabajadores.

Si se compara con la cifra registrada el año anterior, el análisis de Randstad revela que todos los sectores de actividad, a excepción de servicios, han aumentado su tasa de incidencia. En primer lugar, se sitúa construcción con un aumento del 6%. A continuación, se encuentran agricultura (4,4%) e industria (1,2%). Por último, en el lado contrario se sitúa el sector servicios, con un descenso del 0,7%. En términos absolutos, durante 2017, en construcción se registraron 304.254 accidentes en jornada laboral. Después se sitúan industria (105.067), construcción (59.509) y agricultura (34.919).

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *